22.8.12

Extranjeras

Bajan por Lavalle dos mujeres altas, corpulentas, rubias hasta las cejas, ojos muy claros. Se las adivina turistas desde lejos, y cualquier duda se despeja al ver las bolsas de casas de cuero, talabartería y souvenirs que documentan su paso por la calle Florida.
Las sonrisas perfectas, de dientes enormes y labios finos, se agrandan aún más cuando escuchan un ritmo como de candombe o samba brasileña que viene desde Alem. Intercambian miradas y empiezan a bailar un poco a medida que se acercan, abriendo los brazos como alas para evitar chocar las caderas con sus bolsas.
La música crece.
Llegan a la esquina.
A juzgar por sus caras, la manifestación de trabajadores en Plaza Roma es bastante diferente a la batucada de colores y bailarines callejeros que se esperaban

1 comentario:

Guillermo Altayrac dijo...

Jajaja.
Pobres chicas.