27.6.12

Pasatiempo

La señora llega equipada a la sala de espera del laboratorio. Después de mirar el número que retira y comprobar que faltan treinta extracciones de sangre antes de la suya, se acomoda en una silla y saca una revista de sopas de letras. Se tira de cabeza a marcar las primeras palabras que descubre, con trazo firme y un amague de sonrisa presumida.
Algunos minutos después, aumenta el tiempo entre una palabra encontrada y otra. Pasa cada vez más rápido a la siguiente sopa de letras y la secuencia se repite. Su gesto se va indignando. Con las hojas, con su vista, con sus neuronas, con esas malditas pruebas de ingenio que según los médicos prometen mantenerla activa y lejos del Alzheimer.
Mira por sobre la montura de sus lentes hacia los costados, de reojo. Espía la página de resultados y va completando los que le faltan, con la boca fruncida en una u muda que reúne concentración y secreto.
No es difícil imaginarla dejando la revista cuidadosamente olvidada donde puedan verla todos los que necesiten saber que el pasatiempo no pudo vencerla: su marido, sus hijos, algún nieto, ella.

4 comentarios:

FEFU dijo...

El orgullo q le dicen..!

Lola dijo...

así es, fefu! orgullo y negación. besos!

FEFU dijo...

Me enganché con un jueguito para el ipod que es muy bueno, te tira una parte de un logo y vos tenés q adivinar de que marca es. Es muy pelotudo, pero es muy adictivo, y debo confesar que hay un par que los tuve que googlear porque no podía sacarlos!

Lola dijo...

pero eso es bueno. menos marcas en tu cabeza es bueno :)