25.5.12

Mecanismos ocultos

Hay poca gente en el subte. Los asientos enfrentados, de espaldas a las ventanas, convierten al pasillo en un escenario. Por él avanza la chica ciega.
Alguien más puede ayudarme. 
Alguien más puede ayudarme.
Las primeras veces con tono de pregunta. Después como una orden. Finalmente, con una certeza que le da bronca.
Cuando ponen plata en su bolsa, se endereza y Graciasdioslebendiga. Siempre exactamente igual, como si las monedas activaran una maquinita un poco triste y gastada, en un parque de diversiones al que ya no va casi nadie.

2 comentarios:

FEFU dijo...

Muy bueno Loli!

Lola dijo...

gracias, fefu!! y gracias por pasar por acá :)