11.7.11

Un café doble, dos cortados y dos lágrimas

Ela mesa del fondo de un café, las risas de cinco mujeres suben, bajan y estallan de acuerdo a las partes de la historia que cuenta una de ellas. Las situaciones y diálogos insólitos que desembocaron en su divorcio parecen un guión de stand up escrito a su medida. Los de las mesas cercanas la escuchan, sin disimular demasiado. Parecen recibir los ecos un chiste y no de un drama.
Las mujeres terminan el café, con las mejillas rojas y todavía sonriendo, y se levantan para irse. La que hablaba se queda seria, más bien ausente. Mientras despega su abrigo del respaldo de la silla remata, como desde otra historia:
-La verdad, yo no sé qué más esperaba de mí. Qué más tenía que hacer…
Lo dice casi para sí misma, dos gotones le inundan los ojos.

1 comentario:

Guillermo Altayrac dijo...

Me encantó.