20.7.11

Puente levadizo en las callecitas de San Telmo

En el edificio arenoso y gris, las ropas de colores se reparten como banderines que alegran los balcones y disimulan sus grietas. Hay en el segundo piso una mujer acodada en la baranda, que mira sin ver hacia los adoquines de la calle. Otra mujer asoma medio cuerpo en el balcón de al lado y al descubrir a su vecina termina de salir. Se sonríen ampliamente y se van para adentro, cada una a su casa. Pasan pocos segundos hasta que reaparecen, la de la derecha con una pava y un mate, la de la izquierda con un tablón de madera. Con cuidado lo pone sobre la baranda lateral de ambos balcones y crea una mesa, un puente, un lugar en el que las dos apoyan los codos y el mate que van a compartir.  

5 comentarios:

Paula dijo...

Las señoras me sacaron una sonrisa en este día gris. Feliz día Lola!!!

Lola dijo...

Gracias, Pau!!! Feliz día para vos también :) Beso grande!

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Puenteame un mate, Gloria.

Lola dijo...

ahí te puenteo uno jenno de espuma :)

Hipotermia dijo...

Re linda historia.